Pese a ser tradicionalmente un sector poco dado a la transformación, los cambios en el mercado inmobiliario se suceden a toda prisa en este nueva realidad económica surgida tras la crisis.Algunas de estas novedades han conseguido derribar barreras como la de que el precio de la vivienda nunca baja o la de que alquilar es tirar el dinero. El último muro, a priori insalvable, que acaba de ser derribado ha sido el de abrir la inversión inmobiliaria, reservada hasta ahora a grandes patrimonios, a cualquier ciudadano, sea cual sea su capacidad económica.

El responsable de conseguirlo ha sido el sistema de financiación conocido por su término en inglés crowdfunding. Bajo este nombre anglosajón, que literalmente se traduce como recogida de fondos en masa, se engloban de forma genérica diversas fórmulas de financiación colectiva de proyectos, un fenómeno creciente dentro de lo que ha dado en llamarse economía colaborativa.

Su vertiente inmobiliaria consiste en utilizar la tecnología para poner en contacto a inversores a través de una plataforma en internet (que hace de mera intermediaria) interesados en financiar proyectos inmobiliarios y recibir a cambio una rentabilidad por su alquiler, o el beneficio proporcional cuando se produzca su venta, o ambos.

 

Financiar grandes proyectos

Pero independientemente del espectacular arranque y de la proyección que tiene esta plataforma, y pensando en proyectos más ambiciosos que los de la compra y reforma de viviendas y locales, los analistas creen que el crowdfunding tiene aún mucho más que aportar a la financiación de la actividad inmobiliaria en España.

En este sentido, el referente a nivel mundial es el colombiano Rodrigo Niño, creador de un sistema de crowdfunding que ha conseguido financiar, entre otros, el que será el rascacielos más alto de Bogotá y un edificio de apartamentos de 23 plantas en Manhattan mediante las aportaciones de particulares. Eso sí, con inversiones mínimas de 20.000 dólares en el primer caso y de 250.000 en el segundo.

El asesor inmobiliario Miguel García Bernárdez, experto en crowdfunding, cree que actualmente es “un tanto utópico” pensar que en España un gran proyecto inmobiliario pueda llegar a financiarse totalmente mediante este sistema. “Pero sí sería una buena fórmula para completar el 30% o 40% de la financiación, complementando a la bancaria”, comenta.

 

Auge del crowdfunding inmobiliario

El crowdfunding inmobiliario crece de forma exponencial en todo el mundo, especialmente, desde el año 2015, que supuso un punto de inflexión para el mercado al alcanzar los 2.600 millones de dólares, lo que representó un aumento del 150%. Una tendencia que se aumentará en los próximos años, ya que se prevé que este mercado mueva en 2025 entre 90.000 millones y 100.00 millones de dólares a nivel mundial.

 

Tipología de activos de inversión más comunes

El crowdfunding inmobiliario permite diversificar la inversión en diversos tipos de inmuebles. Los activos más comunes son el residencial, un segmento con mucha oferta y demanda; seguido del comercial, con una oferta inferior al anterior pero que suele aportar estabilidad y solidez a la cartera de la inversión; y el industrial, menos conocido y con menor oferta, pero en el que se pueden encontrar grandes oportunidades y rentas muy elevadas.

 

Grandes proyectos inmobiliarios al alcance de todos

En Brickbro ponemos al alcance de cualquier ciudadanos grandes proyectos inmobiliarios. Apostando por la digitalización de toda la cadena de valor inmobiliaria para la optimización de costes haciendo de cada oportunidad una inversión única y atractiva. Además, nuestros inmuebles son cuidadosamente seleccionados por un equipo de expertos inmobiliarios, utilizando las mejores herramientas de Big Data.

Deja un comentario